6 consejos para ayudar a que la curiosidad natural de los niños se convierta en conocimiento útil

Educación
1 de sep. de 2021

A través de su investigación, el experto en educación estadounidense Tony Wagner ha identificado siete atributos necesarios para el éxito en el siglo XXI. Uno de ellos es la curiosidad y la imaginación. La percepción de Albert Einstein sobre la curiosidad subraya su importancia: "No tengo ningún talento especial. Solo soy apasionadamente curioso".

La curiosidad es la alegría de descubrir y la motivación para buscar respuestas a lo desconocido. Es un instinto antiguo y natural, una herramienta vital de desarrollo personal que también se puede observar en el mundo animal. Está estrechamente relacionado con la neuroplasticidad, la capacidad del cerebro para reorganizarse en reacción a un estímulo externo.

La neuroplasticidad infantil, denominada plasticidad crítica , y la curiosidad que la explota, son las claves del desarrollo temprano. Un niño puede aprender el idioma de sus padres sin ningún esfuerzo, simplemente escuchándolo todo el tiempo. Los niños pequeños pueden aprender casi cualquier cosa de la misma manera, "por sí mismos": desde los hábitos familiares a través de las bandas sonoras de sus películas favoritas hasta el esquí. Sin embargo, el cerebro solo funciona de esta manera durante un tiempo limitado, ya que la plasticidad crítica cesa en la adolescencia. Se reemplaza por plasticidad competitiva , lo que significa que el cerebro solo "enciende" este tipo de método de aprendizaje cuando la información es importante para la persona. Por lo tanto, es una buena idea aprovechar la curiosidad y el aumento de la capacidad de aprendizaje a una edad temprana, ya que eventualmente se perderá la oportunidad.

El rover Curiosity en Marte también se erige como un monumento a la curiosidad infantil. Su nombre se decidió en una competencia organizada para escolares en los Estados Unidos, y la entrada de Clara Ma, de 12 años, ganó la competencia. Explicó su sugerencia con estas palabras: "La curiosidad es una llama eterna que arde en la mente de todos. Me hace levantarme de la cama por la mañana y preguntarme qué sorpresas me deparará la vida ese día. La curiosidad es una poderosa fuerza."

Sin embargo, la curiosidad también tiene un aspecto práctico: la investigación muestra que puede mejorar nuestras vidas de muchas maneras. Las personas curiosas son más felices en promedio, ya que aprender cosas nuevas se siente bien. Se desempeñan mejor en la escuela, y esto es especialmente cierto para los niños de un entorno socioeconómico desfavorecido, para quienes la curiosidad es la mayor "fuerza igualadora" que les ayuda a hacer frente a sus estudios. La curiosidad desarrolla la empatía, ya que alguien que está interesado en los demás también mejorará en la comprensión de las emociones de otras personas. Incluso fortalece las amistades y las relaciones románticas: un experimento ha demostrado que las personas interesadas en los demás son percibidas por los demás como más amigables y atractivas.

Quizás te estés preguntando: ¿cómo puedes ayudar a tu hijo a desarrollar su curiosidad? Lee nuestros 6 consejos y aprovecha esta fuerza tan importante del aprendizaje:

  1. Si sabes la respuesta a una pregunta, compártela de inmediato. Incluso cuando estés cansado y sea más cómodo responder mañana o en otro momento. Los niños pequeños perciben el tiempo de forma diferente a los adultos, y no pueden comprender verdaderamente los conceptos de "en el futuro" o "mañana". Si no respondes a su pregunta ahora, será demasiado tarde para cuando estés de humor y ya no estará interesado en el tema.
  2. Si no sabes la respuesta, averíguarla juntos. Buscad sobre el tema online, id a una biblioteca o realizad un experimento en casa. No solo pasaréis tiempo de calidad juntos, sino que tu hijo también aprenderá de ti cómo investigar cosas de forma independiente.
  3. Siempre responde de acuerdo con la edad de tu hijo. No es necesario que simplifiques deliberadamente la respuesta, pero usa palabras que pueda entender.
  4. Hazte preguntas tú mismo. Reflexiona sobre las cosas en voz alta para despertar la curiosidad de tu hijo. "Me pregunto por qué las hojas son verdes". Tu hijo aprenderá curiosidad de ti y también comenzará a hacer preguntas.
  5. Haz preguntas abiertas . Evita las preguntas de sí/no y pregunta por qué, cómo, qué, dónde, cuándo, quién. Las preguntas abiertas incitarán a los niños a pensar más profundamente sobre un tema.
  6. Deja que tu hijo juegue como quiera. Si tienes un gato, sabes cómo es cuando le compras un juguete caro y todo lo que quiere hacer es meterse en la caja. Deja que tu hijo juegue de la misma manera. Un juguete cuyo uso parece obvio a primera vista puede ser adecuado para muchos más tipos de actividades, experimentos y construcciones y desarrollará mucho mejor la curiosidad.

Aquí en Logiscool, creemos que debe comenzar a prepararse para los desafíos del siglo XXI digital en la niñez, cuando su curiosidad natural está en su apogeo. Nuestros estudiantes de 6 a 18 años pueden dominar todas las áreas de la alfabetización digital en un ambiente inspirador, con jóvenes instructores y un plan de estudios divertido y rico en éxitos. Los cursos, talleres y campamentos de Logiscool transforman la curiosidad en conocimientos útiles que darán a los niños una ventaja que les durará toda la vida. Se volverán hábiles y confiados en el mundo digital.

Para obtener más información sobre nuestros cursos, talleres y campamentos, visita https://www.logiscool.com/es .